Hogar y jardín

El coleccionismo no es una moda, ¡es un estilo de vida!

  • 03 de Jun
  • Lectura de 6 min
  • 4.5

Quien ama el coleccionismo, vive su pasión con tanta fuerza que acaba convirtiéndose en un estilo de vida. Como todas las aficiones, a medida que avanzas, los gustos se hacen cada vez más sofisticados. Esto hace que la emoción por encontrar el siguiente tesoro, el disfrute de contemplar las piezas que ya has conseguido y la ilusión por hablar sobre el tema, formen una parte importante de tu vida.

¿Por qué es bueno coleccionar cosas?

Mientras que tengas el espacio y el dinero para ir coleccionando tus tesoros, nosotros no somos nadie para decirte por qué algo es bueno o malo. No obstante, como es una de las aficiones más comunes, sí que nos hemos preguntado: ¿qué es lo que tiene el coleccionismo para convertirse en una parte tan importante de quien lo practica?

El coleccionismo te permite profundizar en tus pasiones

Si te gusta la música, las monedas o los coches, guardar objetos relacionados te ayuda a conocer tus pasiones en profundidad. Para saber qué objetos valen la pena, debes pasar mucho tiempo buscando, documentándote, e informándote sobre todo tipo de detalles. Con este trabajo, no solo aprenderás a determinar el valor de los objetos, también conocerás un montón de detalles sobre tu afición favorita y serás cada día más experto.

Te ayuda a conocer gente con los mismos intereses que tú

No hay duda de que esta afición es una forma de vida. Para poder practicarla, además de conocer sobre la procedencia y la historia de los objetos, necesitas saber dónde encontrarlos. Esto te obliga a relacionarte con personas expertas en el tema que te pueden orientar en tu proceso. Con el tiempo, crearás una pequeña red social con la que compartir hazañas y vivencias. Podréis orientaros sobre vuestra próxima gran adquisición, organizar quedadas e, incluso, acudir a convenciones juntos.

Puede ser una buena inversión

Estamos seguros de que tus familiares y amigos te han preguntado más de una vez si te compensa gastar tanto dinero en una afición. Aunque cuestan lo mismo los cómics que los coches, a medida que tu colección se vaya haciendo más sofisticada, pagarás más por los artículos más exclusivos. Cuando consigues piezas únicas y las conservas bien, su valor irá aumentando durante los años. Con el tiempo pueden ser una inversión excepcional.

Todas estas cosas (y más) las puedes coleccionar

Una de las cosas más interesantes y atractivas sobre el coleccionismo es la flexibilidad que te permite a la hora de practicarlo. Según cuál sea tu historia personal y tus preferencias, los objetos que guardes pueden ser muy diversos, tanto en la temática como en el nivel de concreción. Estas son algunas de las colecciones más extrañas del mundo:

Pelusas del ombligo

¡Has leído bien! Graham Barker se preguntó cuánta pelusilla se podía acumular en esta parte del cuerpo y decidió comenzar su colección. Esta curiosidad le llevó bastante lejos y, a día de hoy, es el orgulloso propietario de la mayor del mundo. A sus 52 años sigue guardándola en frascos y ya supera los 22 gramos. Increíble y extraño, ¿verdad?

Tostadoras

Si ya es difícil saber dónde guardar la que usas para las tostadas en el desayuno, imagínate más de 600. El alemán Jens Veerbeck se enamoró de un modelo cromado de los años 50 y, desde entonces, fue adquiriendo nuevas piezas. La más valiosa supera los 4000 euros.

Cucharillas de aerolíneas

No sabemos si el propietario empezó comprándoselas o cogiéndolas de sus vuelos, pero ha sido capaz de acumular cientos. En la actualidad, no solo tiene modelos de todas las compañías aéreas del mundo, también guarda ejemplares de empresas que ya no prestan servicio y diseños antiguos.

¿Cómo empezar en el coleccionismo?

Si tú también encuentras que el coleccionismo es la cumbre en las aficiones de una persona y estás pensando en empezar, es bueno que sigas una estrategia con la que llevar tu pasión en la dirección que deseas. Los expertos aconsejan:

Elegir bien un tema

Dentro de tus áreas de interés, es importante que definas qué quieres coleccionar. Para que tenga sentido, una colección tiene que tener un propósito. Puedes ser todo lo específico o genérico que desees, pero márcate un objetivo.

Informarte sobre la temática de tu colección

Aprende sobre la historia de los objetos, los lugares donde puedes conseguir piezas importantes, qué características tienen las piezas más valiosas, etc.

Establece un presupuesto

Como hemos mencionado hace un rato, a medida que avanzas en el coleccionismo, la afición se encarece. Para tener claro desde un principio qué puedes permitirte y qué no, define cuánto dinero quieres o puedes gastarte.

¿Qué se necesita para ser un buen coleccionista?

Si sigues los pasos anteriores, vas a tener todo lo necesario para comenzar a elegir intencionalmente los objetos. Con el tiempo llegarás a ser un coleccionista experto. Estas son algunas de las características que te van a definir:

Conocer todo sobre el tema de su colección

De esta manera puedes determinar la importancia y el valor de una pieza al segundo. También te ayudará a negociar buenos precios de compra, ya que tendrás argumentos con los que rebatir los precios del vendedor.

No querer acaparar todas las piezas de coleccionismo

Un buen coleccionista comprende muy bien la dirección hacia la que quiere llevar su selección. Por eso, no quiere invertir en cada uno de los objetos. Prefiere reservar su dinero para aquellos que realmente aportan valor y que se ajustan al concepto que tiene en mente.

Saber en qué circuitos encontrar lo que buscas

A medida que avanzas en tu adquisición de piezas, los circuitos tradicionales empiezan a quedarse cortos. Los buenos coleccionistas saben mirar en todas partes, desde los anuncios por palabras a los mercadillos callejeros. Cualquier sitio puede esconder un auténtico tesoro.

Saber cuidar de tus tesoros

Cada objeto tiene unas necesidades específicas para su preservación. Conocer y proporcionar el mantenimiento necesario a tu colección, te ayudará a evitar que su valor caiga.

Como puedes ver, iniciarte en el coleccionismo implica cruzar una puerta que va a afectar a otras áreas de tu vida. Si lo haces, disfrutarás de una pasión casi sin límites y podrás aprender y disfrutar de otra manera de las cosas que ya te gustan.

¡Vota! ¿Qué puntuación le das a este post?
Click to rate this post!
[Total: 4 Average: 4.5]
Comparte esta publicación
¡Suscríbete al blog y entérate de todo!
[contact-form-7 id="234" title="blog detail subscription"]