Hogar y jardín

Cómo ahorrar en calefacción para reducir la factura

  • 15 de Nov
  • Lectura de 5 min
  • 0

La inflación ya se nota en la cesta de la compra (y en las compras de segunda mano, cuya demanda ha crecido un 29%), en las facturas de la luz y, también, en las del gas. Eso habrá hecho que te plantees, entre otras cosas, cómo ahorrar en calefacción. Y es que acostumbrarte a realizar una serie de pequeñas acciones en tu día a día puede hacer que, a final de mes, te lleves una pequeña alegría (y el planeta también, de paso).

¿Quieres saber cómo? ¡Es realmente fácil! Siguiendo estos consejos reducirás las horas que la tienes puesta, disminuirás el consumo energético y también el dinero final que te llegará en la factura. Son acciones que podrás hacer sea el tipo de casa que sea e invirtiendo muy poco tiempo y dinero. ¡Comenzamos!  

Saca el aire de los radiadores

Como cada invierno, extraer el aire que contengan los radiadores es algo obligado. De hecho, tienes que hacerlo al menos una vez al año, ya que se acumulan pequeñas burbujas de aire que impiden que circule bien el calor. Eso hace que, si no los purgas, el radiador tarde más en calentarse. Como ves, una buena limpieza es el primer paso para ahorrar en calefacción.

Elige calderas de bajo consumo

De primeras son más caras, pero las calderas de bajo consumo van a hacer que consumas menos. Al ser más eficientes, generan la misma energía que una caldera tradicional y encima consumen menos gas. Con una adecuada revisión periódica, estos aparatos te durarán muchos años.

No tapes los radiadores

Una costumbre habitual es que pongamos la ropa recién sacada de la lavadora encima de los radiadores calientes para que, así, se sequen lo antes posible. Pero eso provoca un consumo energético añadido porque estos tardarán más en calentar el aire de la casa, y al tenerlos más tiempo puestos, no te servirá de nada haberlos purgado o limpiado. Mejor tiende la ropa, aunque tarde unas horas más en estar seca.

Ten un termostato cerca

Aparte de los trucos sobre cómo ahorrar en calefacción de gas natural, tienes otros que te servirán para cualquier momento. Por ejemplo, controlar la temperatura del hogar con un termostato. La ideal para no encontrarte con una factura carísima está entre los 19 y los 21 grados y, por las noches, en torno a 16 grados. E intenta mantener una temperatura constante durante todo el día.

Apaga radiadores inútiles  

¿Para qué calientas todo el día una habitación en la que no vas a estar nada más que por la mañana? Si es el caso, apaga el radiador. Aunque no lo pueda parecer, vas a notar bastante que el consumo de gas desciende si te cubres bien de no gastar a lo loco en toda la casa. Y recuerda que, gastando menos, siempre hacemos un favor al planeta. 

Ten un buen aislamiento

Por si no lo sabes, unas ventanas climalit pueden ahorrarte… ¡hasta un 50% de consumo energético! Si a eso le sumas un buen aislamiento en otras zonas, como por ejemplo los huecos de las puertas, tapándolos con burletes, alfombras o esterillas, evitará que el calor se expanda hacia los espacios más fríos y se quede en la estancia.

Ventila a primeras horas

Procura que la hora de ventilar la casa entera sea a primera hora de la mañana antes de poner la calefacción en invierno. Lo recomendable es hacerlo durante, al menos, diez minutos cuando abras las ventanas y con las persianas subidas. Una vez lo hayas hecho, te evitas tener que hacerlo a la hora de comer o por la tarde, cuando ya el calor está concentrado en el hogar.

Persianas y cortinas

Si el día es soleado, aunque haga un frío que pela, sube las persianas y las cortinas para que los rayos de sol calienten un poquito la habitación. Las cortinas, a su vez, pueden ayudarte a aislar mejor aún la casa impidiendo que entre frío del exterior.

Usa paneles reflectantes

¿Cómo? Pues, aunque no sean las cosas más bonita del mundo, te pueden hacer ahorrar entre un 10% y un 20% del gasto. Si colocas paneles reflectantes detrás de los radiadores, evitas que el calor se acumule en la pared y fluya por toda la estancia. ¡Así consigues que la habitación se caldee aún más rápido y podrás ahorrar en calefacción eléctrica!

¡Ponte ropa de abrigo!

A algunas personas les gustará más, y a otras menos, pero si te pones ropa de abrigo (como una manta) conseguirás tener menos sensación de frío y, por tanto, pondrás menos tiempo la calefacción (o no la pondrás a una temperatura tan alta). Es el remedio más tradicional de todos, ¡y sigue sin fallar!

Si sigues todos estos consejos puedes ahorrar en la calefacción hasta un 40%. Además, al consumir menos energía reduces tu huella de carbono y minimizas el impacto ambiental que supone el consumo de este combustible fósil. Con el poco tiempo que tardarás en llevar a cabo estas acciones, ¿por qué no comienzas ya?

Recuerda:

  • – Hay muchas maneras de ahorrar en calefacción: las más sencillas son expulsar el aire de los radiadores y llevar a cabo una limpieza habitual y completa de estos.
  • – Además, medidas como tener la casa controlada a la misma temperatura o realizar un buen aislamiento de ventanas y puertas te permitirán ahorrar así casi la mitad del consumo de gas.
  • – Quizá no hayas caído en ello, pero si además te pones ropa de abrigo en casa, ¡evitarás subir la temperatura para estar a gusto en tu hogar!
Para que no pases frío ni un solo día
Product Image

Las mejores calderas

para ahorrar dinero En toda España
Product Image

Radiadores de bajo consumo

al mejor precio En toda España
Product Image

Calefacciones

de segunda mano En toda España
¡Vota! ¿Qué puntuación le das a este post?
Click to rate this post!
[Total: 0 Average: 0]
Comparte esta publicación

También podría interesarte: