Sostenibilidad Tecnología

Derecho a reparar: La importancia de esta normativa europea

  • 27 de Jul
  • Lectura de 5 min
  • 3.9

No hay planeta B, eso lo tenemos claro. Y el relativamente nuevo derecho a reparar de la Unión Europea lo que busca es que la industria de los aparatos eléctricos lo tenga en cuenta y actúe en consecuencia. Así que si quieres saber en qué consiste y cómo puedes beneficiarte de ella (y, de paso, generar un impacto positivo en el medioambiente), ya sabes: quédate en este artículo que te lo vamos a contar todo de pe a pa.

¿Qué es el derecho a reparar?

Se trata de una normativa aprobada por la U.E. en 2020 (y que entró en vigor el 1 de marzo de 2021) por la cual los vendedores de productos electrónicos o electrodomésticos  deben dar la opción de reparar los productos que ofertan durante, al menos, 10 años después de la venta. ¿Qué se busca con todo ello? Pues reducir todo lo posible la basura electrónica, ya que su descontrol está perjudicando gravemente el medioambiente. 

¿Y cómo lo van a conseguir? Pues muy sencillo: obligando a los fabricantes a que sigan disponibles las piezas de recambio de los productos que se comercialicen durante, al menos, esos 10 años establecidos. Algunas de estas piezas es cierto que solo se venderán a empresas reparadoras para garantizar una instalación 100% correcta; pero otras, en cambio, podrán ser adquiridas por el público general para reparar sus propios productos eléctricos. 

De hecho, algunos de ellos como televisores o lavadoras deberán brindar en sus instrucciones de uso un manual de reparación y desmontaje. De esta forma, con el derecho a reparar de la Unión Europea no solo se fomenta la reparación de los aparatos que aún puedan ser utilizados, sino también el desmontaje y reciclaje de las piezas que aún sirvan por separado. 

Esta normativa busca, como es evidente, luchar contra la ya tristemente conocidísima obsolescencia programada y la búsqueda de una mayor sostenibilidad en el sector. Pero, además, como vas a ver en los próximos párrafos, este derecho exige que las piezas de recambio tengan un precio asequible para el consumidor. Vamos, que no te vuelva a pasar eso de que comprar una nueva lavadora te salga más barato que arreglar la que compraste… ¡hace apenas 3 años!

La garantía de los productos

Gracias al derecho a reparar aprobado por la Unión Europea, España ha dado un paso adelante y ha aprobado una modificación de la ley de consumidores para que la garantía de los productos eléctricos y electrónicos pase a ser de 3 años. Esta modificación se aplica desde el 1 de enero de 2022, así que… ¡ya está en vigor! Además, hay que tener en cuenta que, si hablamos de servicios o contenidos digitales, la garantía aumentará hasta los 2 años. 

¿Habrá un índice de reparabilidad?

Pues sí, lo habrá. Suponemos que ya sabrás que en algunas ciudades los coches tienen su etiqueta medioambiental, ¿verdad? Pues esto será algo parecido. El índice de reparabilidad de los aparatos electrónicos y eléctricos será una especie de clasificación de “capacidad de reparación” de este tipo de artículos, según anunció el Ministerio de Consumo en España. 

Este índice será una escala de 0 a 10 en la que 10 será la máxima puntuación dentro de ese índice. Y los criterios utilizados para establecer la clasificación de cada producto pasan por aspectos como la documentación que entrega el fabricante para la reparación, la relación entre el precio del producto original y las piezas que se puedan reponer, la disponibilidad de las mismas y la facilidad para el desmontaje.

Estrategias para la reparación

Dentro del derecho de reparación de la Unión Europea se establecen una serie de estrategias para fomentar la reparación de los productos para paliar el consumo de productos nuevos sin control… y a lo loco. Estas estrategias pasan por la información que debe proporcionar el vendedor en el momento de la compra respecto al mantenimiento, la posible reparación y, en tal caso, los precios de las piezas de repuesto. 

Estas últimas, como ya hemos comentado, deben tener precios razonables. Porque, lo que no puede ser, es que tú vayas a reparar tu PS5 y te encuentres con que la pieza a reparar cueste tanto como la consola nuevecita. Por último, además de un aumento de los períodos de garantía, se  establecerán diferentes incentivos para potenciar que los consumidores reparen sus productos tras el vencimiento de esa garantía. 

De que el derecho a reparar de la Unión Europea entre en vigor te alegras tú y nos alegramos nosotros. Pero, sobre todo, se alegra el planeta. ¿Sabes otra manera de potenciar su sostenibilidad? Comprando tus productos eléctricos y electrónicos de segunda mano. Además, así no solo echas una mano al medioambiente, ¡también a tu bolsillo!

Recuerda:

  • – El derecho a reparar de la Unión Europea promueve la reparación de productos eléctricos o electrónicos hasta 10 años tras su compra. 
  • – Gracias a él se ampliarán los plazos de las garantías y se potenciará que los compradores conozcan el precio y los procesos de reparación. 
  • – Lo que se intenta combatir con esta normativa es la temida e insostenible obsolescencia programada.
Compra de segunda mano y promueve la sostenibilidad del planeta
Product Image

Neveras

de segunda mano En toda España
Product Image

Consolas

al mejor precio En toda España
Product Image

Portátiles

a un precio increíble En toda España
¡Vota! ¿Qué puntuación le das a este post?
Click to rate this post!
[Total: 8 Average: 3.9]
Comparte esta publicación

También podría interesarte: