Tecnología

Cómo montar un estudio fotográfico en casa

  • 09 de Jun
  • Lectura de 5 min
  • 0

Que sepas que puedes montar un estudio fotográfico en casa sin gastarte mucho dinero ni tener que remover cielo y tierra para conseguir meterlo en tu salón. Así que si eres de esas personas a las que siempre ha picado el gusanillo de la fotografía, o tienes predilección por los retratos o las fotos artísticas, que sepas que puedes llevarlas a cabo en tu hogar.

De hecho, esta es una de las aficiones que han adquirido una mayor popularidad desde que se han extendido los teléfonos móviles con cámaras cada vez más potentes. La fotografía de estudio consigue darte el poder sobre la luz que recibe el sujeto fotografiado, lo que te permite jugar mucho más libremente con ella y buscar efectos más trabajados (incluso con cámaras de móvil). Aunque creas que es imposible conseguir imágenes similares a las de las revistas de moda, verás que no lo es.

Un lugar con espacio

Tu estudio casero de fotografía no necesita ser de un tamaño enorme. En realidad, es suficiente con que tengas un espacio que no esté muy recargado de muebles. Un garaje, una planta baja o un sótano bastan. En caso de que no tengas acceso a ninguno de estos espacios, no hay problema: busca la habitación donde tengas más hueco.

Flash y trigger

El flash es un elemento fundamental para cualquier estudio. Los flashes externos son los de mejor precio. Estos se ajustan a la cámara, pero también tienes otro tipo que funciona a través de un trigger y que se pueden  acompañar de un trípode de iluminación. De hecho, la utilización de trigger cuenta con nombre propio: es la denominada “fotografía strobist”.

Una opción más económica para tu estudio fotográfico casero es la luz continua. Va a tener menos potencia que un flash como el que te hemos mencionado, pero tienes focos de luz continua más profesionales. E incluso te pueden valer hasta las lámparas de casa o la luz del sol. Todo depende del carácter que quieras imprimir a tus fotografías.

Difusores

Puedes no utilizarlos, pero para un estudio son muy comunes. Estos te permiten filtrar la luz del flash y conseguir una iluminación menos fuerte, obteniendo sombras más suaves. De difusores de luz tienes una gran variedad: las ventanas o softbox, los paraguas, octabox o beauty dish, entre otros.

O bien tienes otra variante como el reflector 5 en 1. Este te puede hacer las veces de segundo flash, reflejando la luz del flash principal. O también de difusor si le quitas el revestimiento reflectante. Como es traslúcido, filtra la luz de manera parecida a los mencionados softbox. Si lo usas junto a un flash portátil, ¡seguramente cueste mucho que se den cuenta de la diferencia!

Fondos de estudio

Blancos, negros, grises, de colores… elige el fondo del estudio de fotografía casero que quieras. Tienes dos tipos de fondos: están los desmontables o los atornillados a la pared. Los desmontables son ideales para montar en tu misma habitación, por su facilidad en el montaje y desmontaje. Como son plegables, encima te ahorran bastante espacio una vez acabes de utilizarlos.

Los fondos más típicos son de tela o papel. Mientras la tela dura más, por el contrario suele arrugarse y necesita lavarse frecuentemente. Con los de papel tienes un acabado más liso y, si se ensucia, puedes cortar esa zona y listo. Eso sí, te va a durar mucho menos que la tela, lo que a la larga sale más caro. Si ninguno te convence, echa un vistazo a fondos de vinilo, de PVC, con dibujos… incluso sábanas.

Geles de colores

Te filtran la luz para darle el color que busques y también tiñen fondos blancos, con lo que te ahorras comprar fondos con colores diferentes. Los hay grandes, para flashes de estudio, o pequeños, para los portátiles. También te vale el papel de celofán que, aunque no tendrá el color tan intenso del gel profesional, puede sacarte del apuro.

Atrezzo

Es la parte más creativa para darle a tus fotos de estudio en casa un toque más atractivo o divertido. Te vale cualquier cosa: objetos de decoración como cuadros, jarrones, flores, o muebles como sillas, sillones. Tú no te cortes: imagina la foto que quieras hacer y pon los elementos que tengas a mano. Y si falta algo que no tienes en casa,  recuerda que siempre puedes echar mano de artículos de segunda mano (por economía y por sostenibilidad).

Como ves, tener un  estudio fotográfico en casa no es un imposible. Simplemente piensa en las fotos que quieres hacer, usa tu imaginación y aprovecha todo lo que tienes a tu alcance. Sin gastar mucho, verás que es posible conseguir un resultado muy bueno en imágenes tomadas sin siquiera salir de tu casa.

Recuerda:

  • – Puedes montar tu propio estudio fotográfico en casa sin gastarte mucho dinero.
  • – El reflector 5 en 1 puede ser una gran solución a un segundo flash y a un difusor.
  • – Aprovecha todo: objetos de decoración, muebles, jarrones, flores… y tu imaginación hará el resto.
Equípate como un fotógrafo profesional
Product Image

Cámaras de fotos

al mejor precio En toda España
Product Image

Objetivos

de segunda mano En toda España
Product Image

Trípodes

económicos En toda España
¡Vota! ¿Qué puntuación le das a este post?
Click to rate this post!
[Total: 0 Average: 0]
Comparte esta publicación

También podría interesarte: